header print

Cómo a Lidiar Con la Ira y Conserva Tu Salud

Cuando te enojas, ¿lo haces de a poco o simplemente estallas de golpe? Todos experimentamos el enojo de manera diferente, pero si dejas que la furia se vaya de control podrías estar perjudicando tu salud. Una investigación del año 2014 de la Escuela Médica de Salud Pública de Harvard ha vinculado las respuestas emocionales extremas (ira) con los incidentes cardiovasculares. Por ejemplo, pocas horas después de un ataque de ira, el riesgo a padecer un accidente cerebrovascular se triplica y el riesgo a padecer un ataque al corazón aumenta en 5 veces. Los resultados mostraron que a pesar de que el peligro de sufrir un evento cardiovascular súbito después de un solo estallido es bastante raro, el riesgo aumenta si eres propenso a enojarte con frecuencia y de manera incontrolable. Esto significa que aprender a respirar, dejar ir, y retomar el control en momentos de ira es imprescindible para la salud del corazón...

1. Sólo respira profundo

La ira

Distintas investigaciones de la Escuela de Medicina de Harvard se refieren a que la respiración profunda como uno de los sistemas de recuperación automática del cuerpo más sólidas, internas.

La respiración profunda consiste en dirigir el aire desde el vientre (o abdominal) y el diafragma. Cuando inhalas el diafragma y bajo vientre aumentan de tamaño y se encojen completamente al exhalar. Este intercambio de oxígeno fresco para el dióxido de carbono se puede utilizar con un mantra anti-estrés ("serenidad ahora") mientras tu ritmo cardíaco y tu presión arterial, de forma gradual y segura, re-estabiliza.
 

2. Camina para liberarte del enojo

La ira

Aunque seguramente sientas muchas ganas de correr con todas tus fuerzas para alejarte de un conflicto, es más recomendable excusarse y alejarse de una situación conflictiva antes que explotes en un estado de ira.

Tómate un descanso para calmarte y camina tu furia con el fin de estimular la producción de los químicos corporales que te hacen sentir bien. Por ejemplo, cuando haces actividad física, el organismo libera endorfinas, las cuales desencadenan sensaciones positivas y relajantes en tu cuerpo.
 

3. Emplea el humor

La ira

¿Te han recomendado alguna vez imaginar al presidente de la compañía en pijama, como método de relajación antes de una gran presentación de trabajo? La razón por la que esto funciona es que un poco de humor sirve para calmar la intensa ansiedad y calmar el nerviosismo.

De acuerdo con estudios realizados por la Asociación Americana de Psicología, el mismo método funciona además con los episodios de ira. Visualizar tu fuente de la ira con una gran nariz roja de payaso o un sombrero ridículo puede distraer tu atención de la furia el tiempo suficiente para aplacar un mal carácter, y evitar un altercado físico o una mala decisión (conducirte de manera no apropiada o decir algo de lo que puedes arrepentirte más tarde).
 

4. Detallas las causas que provocan la ira

La ira

Es muy sencillo sentarse y señalar los patrones poco saludables de la vida ajena pero no tanto de la nuestra. Intenta ver un episodio de tu reality show favorito sin criticar los defectos de los participantes, seguramente te sea complicado. Pero es esto mismo lo que debes hacer con la fuente/s de tu propia ira.

El hambre, la falta de sueño, falta de ejercicio, el tráfico, algunas personalidades de ciertas personas pueden tener la capacidad de disparar nuestra ira, sin embargo, por desgracia, no siempre tenemos el control en casos en que nos detiene el tráfico o cuando perdemos nuestra hora de almuerzo debido a una reunión de trabajo a larga. Aun así, el poder identificar los factores desencadenantes de ira puede ayudarnos a evitar, anticipar y aprender y sacar lo mejor de ellos (por ej., traer el almuerzo al trabajo los días en que sabemos que tendremos una reunión, para no pasar hambre).
 

5. Cuenta lentamente desde 1 al 10

La ira

Intentar tranquilizarse cuando el brote de ira se encuentra en su esplendor, es muy difícil, sin embargo, de acuerdo con los investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard, no es totalmente imposible. Varios ejercicios de "pausa" pueden calmar una situación potencialmente volátil antes que llegue a un punto en al que se vaya totalmente fuera de control.

Por lo que la próxima vez que sientas que estás por estallar de furia, tomate un tiempo para respirar profundo y contar, lentamente, hasta 10. Si lo necesitas, utiliza un poco de tu imaginación para ubicarte, por un momento, en un lugar "feliz"(la playa que te gusta, un parque, etc.), cualquier cosa que active sentimientos positivos en ti y calme tus sentimientos de enojo.
 

6. Registra tus sentimientos

La ira

Escribir tus sentimientos tiene un doble enfoque. En primer lugar, el registro de tus sentimientos en un diario o incluso en un correo electrónico que nunca envíes puede minimizar en gran medida la sensación de ira y devolverte a la realidad. En segundo lugar, escribir tus sentimientos antes de dejarlos escapar y herir a otra persona puede proteger tus relaciones personales y profesionales.

De hecho, los expertos de la Asociación Americana de Psicología recomiendan en gran medida escribir los sentimientos de ira para ayudar a deshacerte de las ciegas e hirientes palabras de rencor y lograr llegar al punto central del problema. Esta manera saludable de expresar el enojo te mantiene respetuoso hacia los demás al tiempo que garantiza que tu respuesta sea constructiva.
 

7. No existe "yo" en el enojo

La ira

En las ocasiones en que perdemos los estribos con un amigo, un niño, nuestro socio, o la pobre señora que se nos cruzó en la autopista, nos dejamos llevar por el egoísmo de la ira. Como resultado de esto, terminamos sonando egoísta o francamente egocéntricos, sin embargo, es difícil ver las cosas con claridad cuando estamos muy enojados producto de sentimientos de injusticia y de furia.

El psicólogo Dr.Leon F. Seltzer, afirma que reaccionar con una furia cegadora es más frecuente que reaccionar con un enojo no destructivo en el intento de ahuyentar una amenaza mental, emocional o físico al ego. Más precisamente, la ira puede ser una forma de protegerse de los sentimientos de impotencia. Por lo que, cuando estés por estallar de ira, olvídate de tu ego, e intenta ver el panorama general y de enfocarte de nuevo en el tema en cuestión.

Artículo Original: activebeat

Imágenes: pixabayweixinyidu

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: