header print

Los Efectos De La Comida Rápida En Tu Salud

La mayoría de las personas eligen consumir comida rápida por tres razones: es rápida, sabe bien, y es cuesta relativamente poco. Esta es una elección que se hace a pesar de conocer los efectos negativos que puede tener, en la salud física, una dieta rica en grasas (exceso de grasas, colesterol, azúcar y sodio), que puede llevarnos a padecer de nutrición deficiente y aumento drástico de peso. Además de estas consecuencias en la salud física, la comida rápida tiene varios impactos menos conocidos y perjudiciales en la salud cerebral y mental, como los que siguen…

1. La comida rápida se vincula con la depresión y la adicción

Comida Rápida

Investigaciones canadienses de la Universidad de Montreal, en Quebec, encontraron que llevar una dieta alta en azúcares y grasas incrementa el índice de depresión. Durante el estudio los investigadores alimentaron a ratones con una dieta alta en grasas (58% de calorías de grasas) y azúcar por un periodo de 6 semanas y encontraron que los roedores mostraron signos de un aumento de depresión y ansiedad una vez que les quitaron estos alimentos.

Estos ratones fueron comparados con otros que llevaron una dieta baja en grasas, magra (con sólo un 11% de calorías en grasas). Los científicos concluyeron que llevar una dieta alta en grasas y azúcares altera la actividad química del cerebro, específicamente los niveles de corticosterona (hormona del estrés) y CREB (en inglés, proteína que actúa como "elemento de respuesta" que causa sensaciones y comportamientos adictivos) incrementando significativamente y creando un ciclo alimenticio muy pobre.
 

2. Hiperactividad y Ansiedad

Comida Rápida

Existe aún un debate acerca de la influencia del azúcar en la ansiedad y la hiperactividad. A pesar de esto, un estudio publicado en la revista "Pediatría Clínica", afirma que alimentar a los niños con productos de altos contenidos en conservantes (como el benzoato de sodio) y colorantes, aumenta el riesgo de padecer hiperactividad clínica. El mismo estudio publicado en 2012 demostró una disminución de irritabilidad, miedos, disrupciones de sueño e inquietud en los niños cuando fueron quitados de la dieta los productos con colorantes artificiales y conservantes.

Otras investigaciones publicadas en la revista "Psicología Hoy", asegura que las dietas bajas en ácidos grasos Omega-3 (saludables) y altas en hidratos de carbono refinados (como los de las comidas rápidas), alteran los niveles de ansiedad. La investigación dirigida por la Dr. Emily Deans, acreditada por la junta de psiquiatras de Massachusett, encontró que la fluctuación del azúcar en sangre (caídas o episodios de hipoglucemia) incrementa significativamente los niveles de fatiga, cambio de humor y ansiedad.
 

3. El azúcar fomenta la alimentación compulsiva

Comida Rápida

El Instituto de Investigación Scripps, un centro de investigación biomédica sin fines de lucro de Estados Unidos, estudió los hábitos de sobrealimentación compulsiva en un grupo de ratas de laboratorio, se simuló alimentar a estos roedores con una dieta, de comida rápida, alta en grasas y azúcares, en grandes cantidades. Los científicos caracterizaron a la alimentación compulsiva de manera similar a la adicción a narcóticos, como la morfina o la cocaína.

Un estudio similar llevado a cabo por investigadores en Londres, en el Colegio de Connecticut, reportaron que el cerebro de los roedores, expusieron mayores índices de activación en los centros de placer (núcleo accumbens, pellucidium tabique, y el hipotálamo) después de comer galletas rellenas de crema que cuando consumieron drogas recreativas.
 

4. Desanima el placer creativo

Comida Rápida

Los investigadores de la Universidad de Toronto en Ontario, Canadá encontraron que la manera más rápida de encontrar tu lado creativo es evitando la comida rápida. Cuando el estudio supervisó la influencia de los logos de restaurantes de comida rápida en los gustos artísticos de los participantes, se demostró un aumento en la impaciencia y necesidad de satisfacción inmediata, y una disminución en la apreciación general de manifestaciones artísticas como la música, fotografía, opera, etc.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que la exposición a las señales de comida rápida y sus comerciales, en los participantes, reemplazó la posibilidad de disfrutar de experiencias placentera, por la de una gratificación instantánea. Cuando se les dio a elegir entre dos opciones, la primera, tomar una recompensa (dinero en efectivo) inmediata o la segunda, tomar una recompensa (dinero en efectivo) más alta que la primera pero en una semana, el 40% de los participantes eligieron la primera opción, estando ubicados a la vista de un restaurant de comida rápida.
 

5. Perjudica el rendimiento escolar

Comida Rápida

Las dietas altas en comidas rápidas contienen un alto contenido de grasas, pero estas grasas están compuestas por grasas poco saludables y saturadas, siendo deficientes en grasas saludables y esenciales como la Omega-3 y Omega-6. Un estudio australiano publicado por la Universidad de California, Los Ángeles, mostró que este tipo de dieta es un problema si deseas que tus hijos tengan un buen rendimiento escolar. El estudio encontró que los niños con deficiencia en ácidos grasos Omega-3 tienden a bajar su rendimiento escolar, especialmente en áreas de ortografía, lectura y comportamiento.

El estudio monitoreó las mejoras educativas de un grupo de 396 niños de entre 6 a 12 años de edad. A la mitad se les administró un brebaje con ácidos grasos Omega-3, mientras que al grupo control se le dio un placebo. Luego de un periodo de 6 meses, se encontró que los niños que tomaron la bebida nutritiva obtuvieron mejores calificaciones en una serie de test de memoria e inteligencia verbal, comparados con los niños del grupo control. 
 

6. El marketing crea un apetito voraz

Comida Rápida

¿Alguna vez te preguntaste cómo McDonald estableció su logo de arcos dorados sobre una base de color rojo? No debería sorprendernos saber que existe una investigación detrás de la creación de ese logo. En esta se revela que tanto el color amarillo como el rojo son desencadenantes de antojos. 

Una investigación publicada en la revista "Psicología Hoy" declara que "al igual que Pavlov, que fue capaz de hacer que un perro salive ante el sonido de una campana, Mc Donald´s genera que fluya tu apetito, con una liberación de dopamina, cada vez que oyes su música o ves su logo". Aparentemente esta consistente marca crea una fuerte reacción cerebral: Arcos Dorados = Cajita Feliz. Esto significa que cuando aparece el logo de tu restaurante de comida rápida favorita, una señal de dopamina activa con anticipación la recompensa y el placer que continuará.

Artículo Original: activebeat

Imágenes: pixabay

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: