header print

¿Cómo Reducir Calorías Al Cocinar Arroz?

El arroz, uno de los principales sustentos de muchas naciones, es quizás el alimento más consumido en todo el mundo. En Asia, donde se consume el 90% de la oferta mundial de arroz, este grano forma parte de casi todas las comidas del día. En la región del Caribe, donde el almidón suele combinarse con frijoles, el arroz también es uno de los alimentos principales. Incluso en Estados Unidos, donde los hábitos alimenticios son bastante diferentes, el consumo de arroz se mantiene firme. 

Al ser versátil y económico, el arroz es un alimento altamente consumido. Sin embargo, al igual que otros alimentos ricos en almidón, el consumo excesivo de arroz puede tener impactos negativos en la salud. Una taza de arroz cocido aporta unas 200 calorías, la mayoría de las cuales se presentan en la forma de almidón, que luego es transformado en azúcar y finalmente en grasa.

Sin embargo, un nuevo descubrimiento podría cambiar la imagen del arroz para siempre. Un estudiante graduado de la Facultad de Ciencias Químicas de Sri Lanka y su mentor han inventado una nueva forma de cocinar arroz, que podría reducir la cantidad de calorías hasta en un 50% y ofrecer otros beneficios para la salud. Este ingenioso método, que en definitiva es una simple manipulación química, solo consiste de unos pocos y simples pasos. 

“Lo que hicimos fue cocinar el arroz como lo haríamos normalmente con la diferencia de que, antes de verter el arroz crudo y mientras el agua estaba hirviendo, incorporamos aceite de coco (cerca de un 3% del peso del arroz que pensábamos cocinar)”, explicó Sudhair James, el estudiante que presentó su investigación preliminar en el Encuentro y Exposición Nacional de la Sociedad Estadounidense de Química (ACS).

 
¿Cómo funciona?

No todos los almidones están compuestos de la misma manera. Algunos son conocidos como almidones digeribles, debido a que son digeridos en poco tiempo, transformados en glucosa rápidamente y luego en glucógeno. Si no gastamos suficiente energía en actividades físicas, el exceso de glucógeno puede terminar aumentando el tamaño del abdomen. Por otro lado, los almidones llamados resistentes tardan más tiempo en ser asimilados, y no son convertidos en glucosa o glucógeno, lo cual significa que aportan cantidades reducidas de calorías. 

Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que es posible cambiar el tipo de almidón de los alimentos, modificando la forma en que son preparados. De hecho, sabemos que existen cambios observables cuando ciertos alimentos son preparados utilizando diferentes métodos. 

Por ejemplo, al ser cocinadas, las papas pasan de tener un almidón beneficioso a uno menos saludable. De acuerdo con un estudio realizado en el año 2009, durante el proceso de cocción o enfriamiento de ciertos alimentos, como las arvejas o las batatas, se suele alterar la cantidad de almidón resistente (beneficioso). Lo mismo sucede con el arroz, dependiendo del método que se utiliza para cocinarlo. Aunque parezca extraño, el arroz frito o el pilaf presentan una mayor concentración de almidón resistente, en comparación con el arroz hervido, que es el tipo de cocción más utilizada.

“Si puedes reducir la cantidad de almidón digerible en el arroz hervido, también es posible reducir la cantidad de calorías,” explica el Dr. Pushparajah Thavarajah, profesor y mentor a cargo de supervisar la investigación. 

Como parte de la investigación, James y Thavarajah cocinaron 8 recetas utilizando 38 tipos diferentes de arroz encontrados en Sri Lanka. Como resultado, el equipo descubrió que, incorporando un lípido previo a la cocción, y enfriando el arroz inmediatamente después, es posible cambiar su composición química drásticamente, con resultados positivos. Aunque con las variedades de arroz menos saludables se alcanzó una reducción calórica del 12%, los investigadores estiman una reducción del 50% utilizando las mejores variedades. 

La cocción que podría revolucionar el ámbito de la salud

La idea de crear un arroz bajo en calorías mediante un simple cambio de cocción es altamente revolucionaria, en especial teniendo en cuenta el constante aumento del índice de obesidad en el mundo. Aunque el arroz no es la principal causa del sobrepeso, una reducción en la cantidad de calorías, incluso si solo llega a ser del 10%, podría tener un enorme impacto en la salud de las generaciones futuras. 
 
 
Artículo original: Washingtonpost
Fuente de imágenes: Pixabay
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: