header print

11 Tips Para Mantener La Higiene Oral Al Día

Los dientes pueden iluminar tu sonrisa o desfavorecerla dependiendo de su estado. Una higiene dental al día puede ser la clave para no pasar mucho tiempo luchando en el consultorio del dentista. La solución yace en pequeñas prácticas diarias que pueden mejorar tu salud dental y general.

fuente

1. Una dieta rica en calcio y vitaminas
 
Raramente pensamos que una dieta baja en calcio puede provocar el deterioro de los dientes, pero esta sustancia es importante para mantener tus dientes y huesos saludables. Puedes incorporar calcio consumiendo productos lácteos, brócoli, jugo de naranja fortificado, cereales, y otros vegetales de hojas verdes, además puedes pedir a tu médico un suplemento.
 
Si no llevas una dieta rica en multi-vitaminas, optar por un complejo vitamínico que contenga vitaminas D, B, cobre, zinc, yodo, hierro y potasio, puede ser una buena opción para mantener tu boca saludable y dientes fuertes.
 
2. Reemplaza el cepillo dental con regularidad
 
Los dentistas recomiendan cambiar el cepillo dental cada tres o cuatro meses para evitar que se desarrollen bacterias en él, esto además te asegura que las cerdas del cepillo no se vuelvan demasiado suaves e ineficientes. Los dentistas, también recomiendan invertir en un cepillo dental eléctrico, ya que cepillan a mayor velocidad y son mejores para masajear las encías.
 
3. Cepíllate los dientes por lo menos dos veces al día
 
Este es un antiguo consejo, pero no por eso deja de ser cierto y necesario. La mejor manera de asegurarte que tus dientes se mantengan saludables es cepillándolos por lo menos dos veces al día. Dedicando dos o tres minutos a esta tarea, con movimientos de arriba hacia abajo y adelante para atrás, te desharás de la placa y los restos de comida de entre los dientes.
 
 
4. Cepilla la lengua y las encías también
 
El correcto cepillado de las encías es una manera de prevenir enfermedades que afectan a este tejido bucal y pueden causar la inflamación de las mismas y el consecuente sangrado. Por otro lado, en el paladar y la lengua yacen una gran cantidad de bacterias que pueden ser causantes del mal aliento y  para evitar que se acumulen, es suficiente con cepillarse por uno minuto diario.
 
5. Deja de fumar
 
El tabaco es una sustancia muy perjudicial para la salud general y para la salud bucal en particular. Este envejece las células de tu boca prematuramente y pueden causarte cáncer bucal, además causa manchas en los dientes e interrumpe el proceso de absorción del calcio en todo tu cuerpo. Como agregado, el consumo de chicles y caramelos que se consumen para esconder el olor del humo, o el tomar té y café ayuda al deterioro de los mismos y a su decoloración.
 
6. Encuentra un dentista amigable
 
La simple mención de la palabra "dentista" puede traer, a algunas personas, tanto malos recuerdos como  sentimientos amargos, de dolor y disconformidad. Dado que es necesario contar con un dentista idóneo que cuide de nuestra boca, sería mejor que además nos agrade. Pide a tus amigos y colegas recomendaciones, ya que si encuentras a un dentista que guste de hacer su trabajo y además sea agradable, no te molestará visitarlo cuando sea necesario.
7. Hazte una limpieza
 
Visita a tu dentista por lo menos dos veces al año para solicitar una limpieza dental y un chequeo general. Con este procedimiento es posible detectar señales de distintas enfermedades como la periodontitis, gingivitis, y cáncer bucal, cuyos síntomas no suelen conocerse en sus primeros estados de desarrollo. Por lo que haciendo un chequeo periódico puede prevenir o acelerar el tratamiento, en caso de necesidad.
 
8. Utilizar hilo dental
 
Los dentistas se vuelven persistentes recomendando el uso diario de hilo dental. Afortunadamente hoy existen varios adminículos para llevar a cabo esta tarea, que a veces suele ser trabajosa. Al utilizar hilo dental se remueve tanto restos de comida como placa que se acumula en las zonas interdentales, además de bacterias que son las causantes de deterioro bucal. Es recomendable tomarse el tiempo antes de ir a dormir para higienizarse la boca con hilo dental.
 
 • Consejo práctico: Si te encuentras fuera de casa por largos periodos de tiempo, durante el día, lleva contigo el hilo dental. Además puedes enjuagarte la boca con agua luego de cada comida, para limpiarla de restos que puedan haber quedado y evitando de esta manera el pronto desarrollo de bacterias.
 
9. Utiliza enjuagues bucales entre el cepillado y el hilo dental
 
Esta es un hábito que no requiere de mucho esfuerzo y que puede acompañar al cepillado y uso de hilo dental, aunque el enjuague  no reemplaza las otras prácticas. Éste no sólo te dejará un aliento fresco sino que además prevendrá la gingivitis. Un buen enjuague contiene antisépticos o dióxido de cloro que funciona aniquilando las bacterias y manteniéndolas fuera de tu boca. También es necesario que el producto bucal contenga fluoruro para mantener a los dientes fuertes.
 
10. Consume gomas de mascar sin azúcar
Masticar goma de mascar puede ser saludable para tu salud bucal ya que estimula la producción de saliva que neutraliza los ácidos y elimina bacterias, evitando la formación de caries y otras enfermedades. Las gomas de mascar que contienen xilitol, que es una sustancia endulzante que además ha demostrado su potencial de recudir la caries en comparación con otros endulzantes.
 
11. Hazte un tratamiento con flúor
 
Los higienistas dentales pueden realizarte un tratamiento tópico con flúor. Esta sustancia ayuda a fortalecer el esmalte de los dientes creando una resistencia a las sustancias acidas y disminuyendo la posibilidad de deterioro bucal. El flúor es agregado al agua corriente en algunos países, pero puede ser encontrado en distintas pastas dentales y enjuagues bucales. 

Imagen de encabezado: freedigitalphotos

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: