header print

Desmintiendo 12 Mitos Sobre Dietas

Debemos admitir que, en algún momento de nuestras vidas, todos hemos recurrido a diferentes tipos de dietas para perder esos kilitos de más. Aunque algunas de ellas resultan más efectivas que otras, en todos los casos parece ser que el cambio a largo plazo es casi imposible de obtener. Si bien todos sabemos que una dieta saludable es fundamental para el cuerpo y la mente, existe una gran variedad de mitos e ideas erróneas que nos impiden bajar de peso y obtener resultados duraderos. En esta oportunidad expondremos la verdad detrás de los mitos más comunes sobre las dietas y te ayudaremos a perder peso de forma efectiva y saludable.

1- Empezar una dieta es la forma más rápida de perder peso

A corto plazo, la fuerza de voluntad puesta en una dieta te ayudará a perder algunos kilos. No importa si se trata de una dieta a base de líquidos, batidos de fruta, o reducción de calorías, al principio siempre obtendrás resultados. Sin embargo, estos cambios son temporarios y no permanentes. De acuerdo con Christopher Gardner, Profesor adjunto de ciencia nutricional en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, “una dieta nunca funcionará si la tomas como un cambio temporal y luego la dejas de hacer.”
 
Esta mentalidad es la que nos impide obtener resultados permanentes. Por esta razón, el objetivo de la dieta debe apuntar a adoptar un estilo de vida completamente distinto que nos permita mantener un peso y cuerpo saludable de forma permanente.

2- Comer pequeñas comidas cada 3 horas te ayudará a estimular el metabolismo y quemar más calorías

La mayoría de los alimentos que consumimos no producen ningún impacto en nuestro metabolismo. Algunos componentes, como la cafeína, pueden aumentar levemente el ritmo metabólico, pero incluso este aumento no es suficiente para obtener resultados significativos en la pérdida de peso. Sin embargo, consumir pequeñas porciones de alimentos de forma regular, cada tres o cuatro horas,  te ayudará a mantener el metabolismo funcionando constantemente, lo cual es beneficiosos a la hora de perder peso. Este cambio de hábito te ayudará a suprimir la sensación de hambre y evitar que tu cuerpo se preocupe por obtener energía de los alimentos. Los períodos de tiempo prolongados entre cada comida solo lograrán aumentar tus ansias por comer y agregar más calorías innecesarias a tu dieta diaria.
 

3- Demasiada pasta te hará engordar

Seguramente, las personas que han probado las dietas libres de carbohidratos podrán dar fe de que esta no es una solución viable. La realidad es que los carbohidratos no son los responsables del aumento de peso, sino que las calorías extras que consumes con ellos son las principales culpables. Por ejemplo, comer un plato de spaghetti con salsa natural de tomates no es lo mismo que comer un plato de spaghetti con estofado y queso parmesano. La mejor opción en estos casos es consumir porciones moderadas de pastas integrales, acompañadas con vegetales o salsas livianas.

4- La cafeína puede contribuir a la pérdida de peso

En algún momento surgió la idea de que la cafeína puede ayudar a suprimir el apetito cuando estamos hambrientos. Aunque, en teoría, esto puede suceder, dicho efecto no se limita solo a las bebidas con contenido de cafeína. De hecho, beber 7 u 8 vasos de agua por día puede tener el mismo efecto, con la diferencia de que no causará ansiedad, problemas para dormir, hipertensión o aumento de la frecuencia cardíaca, como lo harían 7 tazas de café. Si tienes ganas de beber una bebida caliente, intenta optar por té verde, una infusión más natural y beneficiosa para la salud.
 

5- La leche puede contribuir a la pérdida de peso

Algunas personas sugieren que el calcio ayuda a promover la pérdida de peso, asimilando las grasas de forma más eficiente. Sin embargo, no existe evidencia científica que compruebe esta teoría. Aunque diversos estudios llevados a cabo en el año 2000 han demostrado que las personas que consumieron productos lácteos a diario perdieron más peso que aquellas que no lo hicieron, no se logró obtener una explicación que justificará dicho efecto. 

6- No se debe comer luego de las 8pm

Muchos especialistas en nutrición creen que el cuerpo quema más calorías por la mañana, y que, por la noche, la comida permanece en nuestro sistema y termina convirtiéndose en grasa. De acuerdo con Mary Flynn, una Nutricionista del Hospital Miriam en Providence, Rhode Island, “el cuerpo digiere y utiliza las calorías de la misma forma a la mañana, al mediodía y a la noche.” Es posible que este concepto erróneo haya surgido debido a que la mayoría de las personas suelen ser más activas durante el día. Para adelgazar, una persona debe controlar sus hábitos alimenticios en todo momento del día.  
 

7- Consumir proteínas y carbohidratos en una misma comida es un exceso

Este concepto erróneo está asociado a la enzima que el cuerpo utiliza para digerir los alimentos. Aparentemente, consumir alimentos que requieran la acción del mismo tipo de enzima estimula el proceso digestivo y promueve la pérdida de peso. La realidad es que el sistema digestivo puede encargarse de distintos tipos de alimentos al mismo tiempo, por lo que puedes sentirte libre de combinar comidas, siempre y cuando incluyas una buena variedad de nutrientes, minerales y vitaminas. 

8- Para perder peso es necesario reducir drásticamente el consumo de calorías

Es posible que la reducción drástica de calorías te ayude a bajar de peso, pero no de forma saludable o permanente. En primer lugar, el daño que la falta de alimentos produce en tu cuerpo no vale la pena el intento. En segundo lugar, mantener una dieta con mínimas cantidades de calorías es irreal e imposible de sostener en el tiempo y, por último, este tipo de cambios producen un efecto rebote inevitable: cuando comiences a consumir más calorías los kilos perdidos volverán a tu cuerpo casi de forma inmediata. El secreto no está en comer menos sino en comer más de lo saludable.
 

9- Los alimentos “light” te ayudarán con la dieta

Aunque en la actualidad existen diversas opciones de alimentos “bajos en grasas”, “bajos en carbohidratos”, “libres de azúcar”, o “light”, esto no significa que el aporte de calorías sea siempre bajo o el valor nutritivo adecuado. En estudios recientes se ha descubierto que cuando la grasa es eliminada de un alimento y reemplazada por endulzantes artificiales que son bajos en calorías, los efectos en la salud son peores que el componente eliminado. La mejor opción es optar por productos caseros y naturales, libres de conservantes e ingredientes artificiales.

10- Puedes comer lo que quieras siempre y cuando hagas ejercicio

Lamentablemente, si el ejercicio no es acompañado con una alimentación saludable, los resultados serán nulos. Con el paso del tiempo, el funcionamiento del metabolismo se vuelve más lento, por lo que es necesario controlar el consumo de alimentos y ejercitar más para evitar aumentar de peso. Recuerda que, a la hora de perder peso, la clave es el mantenimiento de hábitos saludables.
 

11- El colesterol es malo para la salud

Muchas personas asocian el término “colesterol” con efectos negativos en la salud. Sin embargo, existen dos tipos de colesterol: uno malo y uno bueno. El segundo ayuda a construir a construir células y hormonas que son esenciales a la hora de mantener una dieta equilibrada. El colesterol malo es el responsable de la obstrucción de las arterias y las consecuentes enfermedades cardíacas.

12- La balanza es la única forma de medir el progreso

La balanza no es la mejor forma de medir el progreso logrado con una dieta, ya que el peso puede variar en el día, la semana, o el mes, dependiendo de factores como cambios hormonales, enfermedades, medicaciones, etc. Además, al acompañar una dieta con actividad física, la persona quema calorías y, al mismo tiempo, desarrolla masa muscular. 
 
 
Artículo original: Lifehack
Fuente de imágenes: Pixabay
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: