header print

Métodos Caseros y Naturales Para Controlar Plagas

Las plagas de insectos y otras criaturas son un problema común en la mayoría de los hogares. Día a día convivimos con invasores silenciosos que se esconden en diferentes partes de la casa o simplemente se mantienen circulando el aire sin que nos demos cuenta. Para nuestra fortuna, existen métodos simples y caseros que te ayudarán a controlar estas plagas de forma natural, sin tener que recurrir a pesticidas químicos que, a fin de cuentas, terminan produciendo más daño a las personas y el medioambiente que a los insectos mismos.

Hormigas
 
 
Como primer paso, debes comenzar por eliminar todos los posibles agentes atrayentes de tu casa, como migas de pan, restos de comida,  sartenes y ollas sin lavar, granos de azúcar o restos de dulces. Si la invasión persiste, prueba alguno de estos métodos:

Coloca una mezcla de agua y jabón en una botella con atomizador y utilízala para rociar las hormigas cuando éstas aparezcan.
Coloca cáscaras o rodajas de pepino en diferentes rincones de la cocina o en los posibles puntos de ingreso de las hormigas. Estos insectos sienten un rechazo natural hacia el pepino.
Distribuye saquitos de té de menta en las zonas donde las hormigas parecer ser más activas. Las hojas de menta secas y molidas también pueden cumplir la misma función.
Prepara una mezcla a base de un litro de agua, una cucharada de ácido bórico, y una taza de azúcar. Toma varios discos de algodón y sumérgelos en la mezcla. Luego, colócalos dentro de un vaso de yogur con perforaciones en los lados para permitir el ingreso de las hormigas. Éstas llevarán el veneno al hormiguero y terminarán destruyendo la colonia.
¿Tienes hormigas en el deck? Distribuye pequeños trozos de ajo en las ranuras y espera a la retirada de los invasores.

Ácaros del polvo
 
 
Estas criaturas microscópicas habitan en todos los rincones de nuestra casa, desde la cama, hasta los muebles, los pisos, las alfombras, los armarios, etc. Para las personas con problemas de alergias o asma, los ácaros del polvo pueden ser un problema. Para reducir la cantidad de ácaros y proteger la salud de tu familia, prueba los siguientes métodos:

Aspira colchones y almohadas de forma regular. 
Lava las sábanas a 55 o 60°C, ya que los jabones y otros productos de limpieza no producen ningún efecto sobre los ácaros a menos que la temperatura del agua sea alta.
El ácido tánico ayuda a neutralizar los agentes alérgenos en los ácaros y la caspa animal. Esparce una pequeña cantidad de ácido tánico en polvo en las zonas más problemáticas.
Cubre colchones y almohadas con cubiertas laminadas que eviten la penetración de ácaros del polvo. 
Evita el uso de humidificadores, ya que los ácaros del polvo progresan en ambientes húmedos y cálidos.

Pulgas
 
 
Las pulgas suelen ingresar a nuestros hogares a través de las mascotas. Por cada pulga en tu mascota, existen otras 30 pulgas en los ambientes que ésta frecuenta. Sin embargo, antes de recurrir a pesticidas químicos, prueba estas opciones naturales:

Baña y cepilla a tu mascota de forma regular, utilizando jabones neutros. Si encuentras pulgas en el cepillo, sumérgelo en un recipiente con agua y jabón.
Los cítricos son repelentes naturales para las pulgas. Coloca varias rodajas de limón dentro una taza con agua hirviendo y déjalas en remojo durante toda la noche. Por la mañana, aplica el líquido sobre el pelaje de tu mascota con la ayuda de una esponja y olvídate de las pulgas.
¿Pulgas en las alfombras? Pasa la aspiradora a diario, colocando polvo anti-pulgas dentro de la bolsa de manera de eliminar cualquier pulga que haya sido aspirada.
Prepara una trampa para pulgas, utilizando una sartén poco profunda con agua y jabón. Ahora, coloca la sartén sobre el piso y enciende una lámpara sobre el agua. Las pulgas se sentirán atraídas por el calor de la luz y terminarán saltando a la sartén, de donde no podrán salir gracias a los efectos del jabón.
Para una solución a largo plazo, esparce un poco de diatomita o tierra de diatomeas en las zonas más problemáticas.

Mosquitos
 
 
Los mosquitos suelen ser más abundantes y activos durante el verano, y en las primeras horas de la mañana y la noche, por lo que deberás comenzar cerrando los puntos de ingreso en estos momentos del día. Si los mosquitos siguen visitando tu casa con frecuencia, prueba alguno de estos métodos:

La medida preventiva más importante consiste en eliminar las fuentes de agua estática, como baldes de agua o piscinas en desuso, ya que los mosquitos prosperan en estos ambientes.
Si estás haciendo una parrillada, coloca algunas hojas de salvia o romero en las brasas, de manera de repeler a los mosquitos con el humo.
Los aromatizantes de citronela, en la forma de popurrí, velas, o aceites esenciales, son una excelente forma de perfumar tu hogar y repeler a los mosquitos.
Para preparar un repelente natural y casero, coloca 5 dientes de ajo picados dentro de un recipiente con medio litro de agua hirviendo, y déjalos en remojo durante toda la noche. Por la mañana, coloca el líquido colado dentro de una botella con atomizador, y utilízalo como repelente para la piel.

Moscas
 
 
Las moscas son invasores frecuentes en hogares de todo el mundo, en especial en la cocina o en lugares donde hayan quedado restos de comida o basuras.  Aunque estos insectos pueden tornarse muy molestos, con estos métodos caseros podrás eliminarlos de forma simple y natural:

Distribuye pequeños puñados de hojas de menta secas y molidas por diferentes rincones de tu hogar, en especial en la cocina y otras áreas problemáticas. 
Cuelga pequeños paquetes hechos con hojas de laurel, eucalipto y clavos de olor en puertas y ventanas.
Vierte algunas gotas de aceite esencial de eucalipto sobre un papel absorbente y déjalo en las zonas frecuentadas por las moscas.
Para preparar una trampa casera para moscas mezcla ¼ taza de jarabe o almíbar, 1 cucharada de azúcar granulada y 1 cucharada de azúcar rubia. Sumerge tiras de papel madera en la mezcla y déjalas secar durante toda la noche. Luego, con la ayuda de un hilo, cuelga las tiras de papel en las zonas problemáticas.

Chinches de las camas
 
 
La mejor arma contra las chinches de cama es la prevención, que puede lograrse fácilmente en las habitaciones que no han sido infectadas. Además de limpieza minuciosa y aspiraciones diarias, para combatir estos insectos puede seguir alguno de estos consejos:

Una de las mejores formas de prevenir las chinches de cama es esparciendo un poco de diatomita o tierra de diatomeas no tóxica en los alrededores de la cama.
Lava las sábanas a por lo menos 60°C, ya que esta es la única forma de matar a las chinches.
Limpia la habitación con frecuencia, utilizando la aspiradora. 

Polillas
 
 
Además de ser invasores indeseados, las polillas son insectos molestos que pueden terminar arruinando nuestras prendas favoritas. Para evitar que esto suceda, sigue alguno de estos consejos:

Coloca trozos de corteza de cedrón dentro de una bolsita de tul o algunas gotas de su aceite esencial en una tela absorbente. Colócalos dentro de los armarios o cajones.
Prepara un popurrí con hojas de laurel, hojas de eucalipto, aceite esencial de lavanda, ramas de canela y algunas hojas de menta, y colócalo en las zonas problemáticas. 
Coloca pequeños paquetes con cáscaras de limón en las cajoneras, alacenas o armarios. Las fragancias cítricas funcionan como repelente natural para las polillas.
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: