header print

Alimentos: ¿Realmente Soy Alérgico?

Las alergias a los alimentos son condiciones comunes que afectan a todo tipo de personas en todo el mundo. Sin embargo, además de las alergias más comunes que son rápidas y fáciles de diagnosticar (huevos, leche, maní, etc.), existen otros síntomas que, a simple vista, puede parecer una reacción alérgica, pero que en realidad pueden ser producto de una condición médica severa. En estos casos, se requiere un tratamiento adecuado, y diferentes cambios en el estilo de vida que ayuden a controlar la condición. 

A continuación encontrarás diversas enfermedades y afecciones que, al tener síntomas similares a los de las alergias, podrían estar dándonos un indicio que ignoramos…

1- Diagnóstico erróneo de la celiaquía
 

La celiaquía es una enfermedad autoinmune que produce fuertes inflamaciones del intestino delgado y evita la correcta absorción de ciertos nutrientes. Aunque en las últimas décadas, los profesionales de la salud han comenzado a fomentar la práctica de exámenes de sensibilidad al gluten, los síntomas de muchas personas que padecen celiaquía siguen siendo confundidos con alergias y, en consecuencia, se produce un diagnóstico erróneo. La celiaquía es una condición que, a largo plazo, puede causar daños severos en muchos órganos vitales si no se sigue la dieta correspondiente. 

A corto plazo, los síntomas de la celiaquía que más se asemejan a las alergias son la hinchazón, los calambres y la diarrea. Otros síntomas incluyen anemia, pérdida de peso, y fatiga. Aunque la severidad de los síntomas y reacciones al gluten es diferente en cada paciente, el daño permanente se produce incluso por las reacciones más leves. Por esta razón, es fundamental realizarse los estudios correspondientes para obtener un diagnóstico preciso y desterrar el gluten de la dieta para siempre.

2- Intolerancia Vs Alergia
 

Es muy común confundir la intolerancia con las alergias a los alimentos. De acuerdo con la Clínica Mayo, es más común que las reacciones físicas a las comidas sean producto de una intolerancia y no de una alergia, como la mayoría de las personas imagina. La principal diferencia entre la alergia y la intolerancia es que la primera es una reacción que se produce en el sistema inmune, mientras que la segunda es la incapacidad del cuerpo para asimilar y digerir ciertos alimentos o compuestos. 

La intolerancia al gluten es un buen ejemplo de una condición que suele ser confundida por una alergia, ya que las personas piensan que la reacción es de un agente alérgeno. Debido a que la reacción de una alergia es mucho más severa que la de una intolerancia, las personas que la padecen muchas veces tienen que llevar consigo una píldora o una inyección en caso de que necesiten detener una reacción alérgica.

3- Úlceras desconocidas
 

Debido a que los síntomas de las úlceras se caracterizan por la presencia de un dolor abdominal que suele manifestarse luego de comer, durante muchos años, la causa de este problema ha sido atribuida a las alergias. Si bien existen algunos alimentos que pueden agravar el cuadro, como el alcohol, las grasas o las comidas picantes, la realidad es que la causa de las úlceras es la presencia de una bacteria específica en el revestimiento del estómago, que reacciona ante ciertos factores, como medicaciones, antibióticos o alimentos, causando inflamación, irritación y dolor. 

De acuerdo con la Clínica Mayo, las úlceras suelen estar acompañadas de náuseas, vómitos, pérdida de peso, cambios en el apetito o sangre en las heces. Esta condición puede desaparecer y reaparecer, dependiendo de la dieta y el tratamiento. Por lo general, el dolor y la irritación se producen cuando el ácido del estómago entra en contacto directo con la úlcera.

4- Síndrome del Intestino Irritable sin diagnosticar
 

Si ciertas comidas suelen causarte malestar estomacal, es posible que llegues a la conclusión de que tienes alguna alergia. Sin embargo esta reacción puede ser producto del Síndrome del Intestino Irritable (SII), una condición que requiere tratamiento de por vida, dietas y cambios de hábitos que ayuden a reducir la severidad de los síntomas. 

Algunos de los síntomas del SII son muy similares a los de una alergia, como los calambres abdominales, el dolor, la hinchazón o la diarrea. Mientras que la mayoría de las personas atribuye estos síntomas a la presencia de una alergia, existen muchas otras posibles causas que ni siquiera llegan a ser consideradas. En caso de experimentar estos síntomas es fundamental recurrir a un médico y realizar todos los estudios que sean necesarios para obtener un diagnóstico acertado.

5- Hernia de hiato
 

La hernia de hiato es otra de las enfermedades que pueden confundirse con alergias. Debido a que la mayoría de las personas piensan que el reflujo y la acidez son causados por una alergia, las consultas con un especialista suelen realizarse una vez que los síntomas se han vuelto más severos y duraderos. 

Las hernias de hiato hacen que el estómago sobresalga dentro del tórax, a través de un orificio que se encuentra ubicado en el diafragma. El tamaño del orificio varía de acuerdo a cada paciente y los síntomas también pueden incluir fatiga y exceso de gas. Antes de realizar un autodiagnóstico y determinar que la causa de dichos síntomas es una alergia, te recomendamos consultar con una especialista para recibir el tratamiento adecuado para tu condición.

6- Exceso de histamina
 

Los sarpullidos, la hinchazón del rostro, o el enrojecimiento de los ojos suelen asociarse con los síntomas de una reacción alérgica. Aunque estas reacciones son comunes en personas que padecen alergias debido a la acción de la histamina, la causa de los síntomas podría ser otra. 

La histamina es un compuesto químico que se encuentra almacenado en las células de nuestro cuerpo y es liberado durante las reacciones alérgicas, por lo que el exceso de histamina suele ser directamente asociado con las alergias. Sin embargo, de acuerdo con la Revista Norteamericana de Nutrición Clínica, el exceso de histamina puede ser el resultado del mal funcionamiento de ciertas encimas en nuestro cuerpo. Por esta razón, al consumir alimentos ricos en histamina o sustancias que estimulen la liberación de dicho químico o el bloqueo de las enzimas, se producen están reacciones. 

7- Deficiencia de las enzimas
 

El mal funcionamiento de las enzimas puede causar síntomas similares a los de una alergia a alimentos, incluyendo hinchazón, acumulación de gas, sarpullidos y molestias abdominales. Las enzimas son esenciales para el organismo, ya que aceleran el ritmo de las reacciones químicas. Si estos procesos no ocurren lo suficientemente rápido, nuestro cuerpo podría verse afectado de diferentes maneras. 

Teniendo en cuenta que el cuerpo depende de las enzimas para llevar a cabo miles de procesos metabólicos, no es ninguna sorpresa que la persona experimente síntomas y desarrolle diferentes condiciones médicas si éstas no cumplen con su trabajo. Al igual que en los otros casos, es necesario realizar una consulta con un médico para obtener un diagnóstico preciso y el tratamiento más adecuado.
 
Artículo original: activebeat
Imágenes: pixabay
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: