header print

Síntomas Del Cáncer Que No Debes Ignorar

El cáncer es una de las afecciones más escalofriantes del siglo XXI. En la actualidad, diferentes tipos de cáncer pueden afectar distintas partes del cuerpo por diversas razones. En muchos casos, los síntomas iniciales suelen ser ignorados porque la persona no cree el cáncer sea la causa de su condición o simplemente porque temen descubrir que lo es. Los oncólogos y especialistas insisten en que el diagnóstico temprano es esencial para combatir la enfermedad y poder salvar vidas. Si experimentas algunos de estos síntomas, te recomendamos realizar una consulta con un especialista lo antes posible.

1- Cambios en el aspecto de un lunar

Los lunares pueden ser claros indicadores de cáncer de piel. La aparición repentina de un lunar o los cambios en su forma, color y textura pueden indicar la presencia de un cáncer de piel. En estos casos, lo primero que debes hacer es consultar con un dermatólogo para obtener el diagnóstico adecuado. 

2- Cambios persistentes en el movimiento intestinal

Los cambios repentinos y persistentes en los hábitos intestinales podrían ser síntomas de un cáncer. La dificultad para defecar podría indicar la presencia de una masa bloqueando los intestinos. Un cambio en el color o la consistencia también podría ser un indicador de crecimiento cancerígeno. Si presentas heces negras, demasiado delgadas o con sangre, debes consultar con tu médico de inmediato. Aunque las heces pálidas, blancas o grises no son indicadores de cáncer, aun así debes consultar con un profesional ya que podría ser un indicio de serios problemas de salud.
 

3- Cambios persistentes en los hábitos urinarios

¿Tienes dificultad para orinar o en algún momento experimentaste la aparición de orina con sangre? Estos síntomas pueden indicar la presencia de cáncer de próstata, riñones y vejiga. Por esta razón, ante la aparición de estos síntomas, es importante realizar una consulta con un especialista.

4- Dolor persistente e inexplicable

Aunque los dolores comunes y poco frecuentes no suelen ser indicadores de cáncer, los dolores constantes y recurrentes pueden ser uno de los primeros síntomas de esta enfermedad. Por ejemplo, los dolores persistentes en el abdomen podrían indicar la presencia de cáncer de ovarios, los dolores en el pecho podrían ser un síntoma de cáncer de pulmón, y los dolores de cabeza recurrentes podrían ser un indicio de cáncer ocular o en el cerebro. 
 

5- Ronquera y tos persistente

La tos podría indicar una alteración u obstrucción en las vías respiratorias. Sin embargo, la tos constante y dolorosa, acompañada por expectoraciones de sangre, debe ser informada a un médico. La tos recurrente puede ser una de las primeras señales del cáncer de pulmón y otros problemas respiratorios que, a pesar de no ser cancerígenos, pueden representar un riesgo para la salud. 

6- Pérdida de peso repentina

Los adultos tienden a tener más dificultad para bajar de peso que los jóvenes, por lo que si sientes que estás perdiendo peso sin hacer dieta o ejercicio, es posible que tu cuerpo te esté dando una advertencia. No tomes este hecho como algo “positivo”, ya que la presencia de tumores suele estar acompañada por pérdidas de peso inexplicables.
 

7- Dificultad para tragar

El acto de tragar es uno de los primeros instintos que desarrollamos desde que somos bebés. Sin embargo, los cánceres de esófago y garganta pueden causar problemas persistentes a la hora de tragar alimentos. Si presentas este síntoma te recomendamos consultar con un médico de inmediato.

8- Un bulto inexplicable

Si notaste la aparición de un bulto de cualquier tamaño y en cualquier parte del cuerpo, es necesario que consultes con un especialista. La presencia de bultos en el pecho podría ser un indicador de cáncer de mama, que en casos excepcionales también puede presentarse en hombres, y los bultos en los testículos podrían ser indicadores de cáncer de próstata. 
 

9- Sangrado persistente e inexplicable

El sangrado rectal puede ser un síntoma de cáncer de colon y el sangrado vaginal fuera del ciclo de menstruación suele indicar la aparición de cáncer de útero. Recuerda que cualquier tipo de sangrado que no provenga de heridas abiertas debe ser consultado con un especialista.

10- Heridas que no sanan

Desde que somos niños, nuestro cuerpo se ha encargado de curar todo tipo de heridas, desde una quemadura hasta una raspadura por caer de la bicicleta. Sin embargo, si tienes una herida que tarda más de tres semanas en sanar, podría tratarse de un carcinoma. Ante cualquier síntoma no dudes en consultar con tu médico de cabecera.
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: