header print

La Vital Importancia De Los Antioxidantes

Aunque muchas personas han escuchado hablar de los increíbles beneficios de los antioxidantes en informes, programas y revistas de salud, no todos terminamos de comprender con exactitud qué son exactamente estos compuestos y por qué son tan necesarios en nuestro cuerpo. 

¿Qué son los antioxidantes y cómo actúan?

Si bien el concepto de antioxidantes puede resultar un tanto complejo en términos técnicos, una simple explicación bastará para entender su funcionamiento. Para ello nivel molecular, nuestro cuerpo está formado por moléculas y éstas, a su vez, están formadas por átomos que en su interior contienen electrones, con carga negativa, y protones con carga positiva. 

Para que una molécula se encuentre estable, es necesario que contenga la cantidad correcta de electrones, ya que si una molécula pierde un electrón cuando no debe, ésta puede convertirse en un radical libre. Dichos radicales libres son moléculas con carga eléctrica que pueden afectar y dañar otras moléculas, como el ADN. Aquí es cuando los antioxidantes entran en escena, neutralizando el radical libre mediante el suministro de un electrón, que reemplaza al electrón perdido. Sin la presencia de antioxidantes, es solo cuestión de tiempo para que los radicales libres terminen de destruir nuestro organismo. 
 
Aunque cierto número de radicales libres es necesario para llevar a cabo algunas funciones esenciales, los excesos producen alteraciones y desequilibrios en el cuerpo. Ese hecho biológico, sumado a la mala alimentación, el sedentarismo o la contaminación ambiental, se convierte en una verdadera amenaza para la salud que podría derivar en cáncer y enfermedades crónicas.

Los beneficios de los antioxidantes

Aunque su principal función es combatir el daño de los radicales libres, la gran variedad de antioxidantes presentes en los productos de la naturaleza permiten beneficiar diferentes partes del cuerpo. Por ejemplo, la beta-carotina, y otros carotenoides, son beneficiosos para la salud de la vista, el licopeno para la salud de la próstata y los flavonoides para el corazón. 

Los antioxidantes y la piel
 

La exposición a altos niveles de rayos UV, induce al proceso de daño fotooxidativo en la piel mediante la formación de diferentes tipos de especies reactivas del oxígeno, como los radicales libres o los peróxidos. Dichas especies reactivas producen daños en las células lipídicas, las proteínas, como el colágeno de la piel, y el ADN, y son consideradas los principales desencadenantes de eritema, envejecimiento prematuro, fotodermatosis y cáncer de piel. 

La astaxantina, junto con la beta-carotina combinada con vitamina E, han demostrado ser una de las combinaciones de antioxidantes más poderosas a la hora de proteger la piel contra el daño de las especies reactivas de oxígeno.

Los antioxidantes y el sistema inmune
 

El oxígeno singlete, una molécula de oxígeno en estado excitado, puede comprometer el sistema inmune debido a su capacidad para catalizar los radicales libres. Tanto la astaxantina como la espirulina, dos tipos de antioxidantes, ayudan a fortalecer el sistema inmune, protegiendo las membranas celulares y previniendo las alteraciones en el ADN. Sin embargo, la astaxantina es el enemigo más poderoso del oxígeno singlete y tiene propiedades hasta 10 veces más fuertes que otros carotenoides y 500 veces más poderosas que la vitamina E. 

Los antioxidantes y la salud general
 
 

La ingesta diaria de antioxidantes es esencial para mantener y proteger nuestra salud, en especial si tenemos en cuenta todos los factores externos que también contribuyen al deterioro de nuestro organismo. Un aumento en la ingesta de estos compuestos puede ayudarte a proteger tu cuerpo contra enfermedades cardíacas, problemas en la vista, pérdida de la memoria, cambios de humor y deficiencias vitamínicas. 
 
Los antioxidantes que más abundan en los alimentos

Ácido ascórbico – Este compuesto, mejor conocido como vitamina C, tiene la capacidad de proteger las células lipídicas, las proteínas y el ADN contra el daño de los radicales libres. Además, esta vitamina interviene en la síntesis del colágeno, ligamentos y huesos, por lo que es necesaria para prevenir el desarrollo de enfermedades óseas y otras afecciones. Sus principales fuentes son las frutas cítricas, como naranjas y pomelos, o las verduras, como el brócoli, la papa o el tomate.

Vitamina E – Esta vitamina es un clásico antioxidante que se encarga de combatir los radicales libres, prevenir o retrasar el proceso oxidativo, regenerar la capacidad antioxidante de ciertos compuestos, y proteger al organismo contra enfermedades cardíacas. Sus principales fuentes son los aceites vegetales, los frutos secos y los vegetales de hoja verde.

Carotenoides – Estos compuestos son pigmentos presentes en las plantas que actúan como desactivadores del oxígeno singlete. Sus funciones principales incluyen asegurar el crecimiento normal de los tejidos, mantener el buen funcionamiento del sistema inmune, y proteger la salud de la vista. Las frutas y verduras de color amarillo o naranja son las principales fuentes de carotenoides. Para asegurar una eficiente absorción intestinal, es necesario consumir este nutriente con una dosis mínima de lípidos.

Polifenoles – Los polifenoles aportan una cantidad de antioxidantes 10 veces más alta que la vitamina C. Sus principales funciones son la prevención de enfermedades cardiovasculares, la capacidad antiinflamatoria, y la prevención de la diabetes y el sobrepeso. Si quieres obtener una buena dosis de este antioxidante te recomendamos consumir verduras y hortalizas frescas, chocolate y café (con moderación), té y frutas.

Flavonoides – Estos poderosos nutrientes poseen una gran variedad de beneficios y propiedades nutricionales para el organismo. Sus compuestos ayudan a combatir los efectos de los radicales libres, prevenir el cáncer y las enfermedades cardíacas, reducir el colesterol y la hipertensión, y proteger el hígado y el estómago. El chocolate amargo, los arándanos, el té verde, las uvas y las verduras de hoja verde son una de las principales fuentes de flavonoides.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: