header print

¡Cambios De Hábitos Para Perder Peso!

El sobrepeso es una enfermedad que puede traer serios problemas para nuestra salud. La falta de tiempo, las constantes responsabilidades de la vida cotidiana y el entretenimiento virtual hacen que el ejercicio pase a un segundo plano, produciendo un inevitable aumento de los índices de obesidad en todo el mundo. 

De acuerdo al Centro para Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés), el sobrepeso puede causar serias complicaciones en la salud:

Enfermedades coronarias
Diabetes tipo II
Cáncer (de mama, endometrio y colon)
Hipertensión
Dislipidemia (alteración del metabolismo de los lípidos)
ACV
Enfermedades en el hígado y la vesícula
Apnea del sueño y problemas respiratorios
Osteoartritis (rotura de la capa superior del cartílago)
Problemas ginecológicos (alteraciones en la menstruación, infertilidad)

Aunque la mayoría de las personas creen que perder peso es una tarea complicada y hasta imposible, con estos simples cambios de hábitos podrás lograrlo sin problema.

Artículos relacionados:


 
1- No te estreses

El estrés es uno de los factores que impide quemar calorías de manera rápida y efectiva, ya que cuando el cuerpo está estresado, se produce un cambio en la forma de metabolizar los alimentos. Un estudio reciente llevado a cabo en la Universidad del estado de Ohio demostró que las mujeres que aseguraron estar estresadas quemaron un promedio de 100 calorías menos que el resto de las mujeres. Para evitar que esto te afecte, te recomendamos practicar yoga, meditación o cualquier otra actividad que sirva para relajarte.

2- Mantén una temperatura fresca

Si estás en una habitación con una temperatura que ronda los 16 y 25° C, en el intento por calentar tu cuerpo podrás quemar más calorías. De hecho, si bebes agua fría podrás quemar hasta un 25% más de calorías que bebiendo agua a temperatura ambiente.

3- Deja el snack de media mañana para la media tarde

La mayoría de los nutricionistas recomiendan comer pequeñas porciones cada tres horas de manera de mantener el metabolismo acelerado. En la revista de la Asociación Norteamericana de Diabetes se publicaron los resultados de un estudio reciente en el cual se descubrió que, a la hora de perder peso, un snack a media tarde es más efectivo que a media mañana.
 

4- Utiliza la mano menos funcional para comer

De acuerdo a un estudio publicado por la Universidad de California, utilizar la mano opuesta a la hora de comer puede ayudar a reducir las porciones. Esto se debe a que tanto el hambre como la alimentación están basados en hábitos, por lo que los cambios en la rutina pueden servir para tomar conciencia sobre nuestras acciones y romper con los patrones alimenticios que hemos desarrollado.

5- Disfrutar del aroma de las bananas y manzanas verdes

A pesar de parecer absurdo, el aroma de las bananas y manzanas verdes tienen el poder de suprimir el apetito. Aunque los científicos aún no lograron determinar la causa de este efecto, la teoría más común argumenta que estos aromas confunden al cuerpo y lo hacen pensar que estuvo comiendo. 

6- Realiza ejercicio por la mañana

Un estudio realizado en la Universidad Brigham Young descubrió que las mujeres que ejercitan por la mañana suelen sentirse menos hambrientas y más activas. La sensación de supresión del apetito solo se manifiesta cuando la temperatura corporal es alta, lo cual sucede al realizar ejercicio. Para mantener la temperatura del cuerpo levemente elevada, te recomendamos realizar pequeñas actividades físicas cotidianas, como subir las escaleras, caminar de regreso a casa, etc.

7- Come con hombres

Al comer con hombres las mujeres tienden a ser más conscientes sobre la alimentación y, en consecuencia, consumen un promedio de 100 calorías menos. 

8- No confíes en el “bajo en grasas”

La Universidad de Cornell descubrió que las personas pueden llegar a comer hasta un 50% más si el producto está catalogado como “bajo en grasas”. Los investigadores creen que este aumento se debe a un efecto psicológico que nos hace pensar que si el alimento es saludables podemos comer más. Cuando veas un producto con la etiqueta “bajo en grasas” o “light”, cómelo como si fuera un producto normal, de esta forma podrás ver los resultados reflejados en tu peso.

9- Incorpora ciruelas deshidratadas a tu dieta

Consumir 5 o 6 ciruelas deshidratadas por día te ayudará a perder hasta 2 kg en 12 semanas. Este dato fue descubierto por la Universidad de Liverpool, donde los investigadores estiman que la pérdida de peso se debe al incremento de la actividad intestinal causado por la ciruela. 

10- Incorpora proteínas

En comparación con las grasas y los carbohidratos, las proteínas requieren más tiempo para ser asimiladas, lo cual obliga al cuerpo a aumentar el índice metabólico hasta en un 20%. La digestión lenta significa que la sensación de saciedad de mantendrá por períodos de tiempo más prolongados. Para obtener una buena dosis de proteína, incorpora un huevo, una porción de pollo o pescado o un trozo de carne roja magra a tus comidas.
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: