header print

¿Te Están Mintiendo? El Lenguaje de Las Mentiras

Si bien es cierto que con el paso del tiempo nuestro lenguaje corporal se va haciendo cada vez más disimulado, aún existen algunas reacciones que aunque quisiéramos no podemos esconder. Al mentir, automáticamente entramos en un estado de ansiedad y estrés que se ve reflejado en nuestros movimientos, expresiones faciales y forma de hablar. 

Es importante destacar que no todas las personas se comportan de la misma manera y que obviamente, algunos tendrán más experiencia mintiendo que otros. Mientras más se observe el lenguaje corporal de las personas que nos rodean, en diferentes contextos, mayor será nuestra sensibilidad a los cambios actitudinales que inevitablemente acompañan la mentira. Estos son algunos de signos más comunes cuando de engaño se trata que te ayudarán a diferenciar una persona que dice la verdad de aquella que miente:

1- La ansiedad y el estrés activan el sistema nervioso simpático, lo que provoca la aparición de signos como sudación, sequedad de la boca, aceleración del ritmo cardíaco y aumento de la presión arterial. Por eso, es común ver a un mentiroso lamiendo o mordiendo sus labios.

2- Las expresiones faciales también se ven afectadas por la ansiedad. Es por eso que al mentir, la boca o las cejas se muevan de una forma diferente. 
 
3- Las manos son tan importantes como las expresiones faciales. Al mentir, las personas tienden a mover mucho las manos y tocarse partes de la cara y el cuello.  En los casos en que la persona es consciente de estos movimientos, la mayoría trata de sujetar sus manos o ponerlas en el bolsillo en un intento por esconder la mentira.
 
4- Los ojos, considerados por muchos como la ventana hacia el alma, pueden decirnos mucho sobre lo que la persona piensa en el subconsciente. Cuando mienten, las personas tienden a pestañar con más frecuencia, y evitar el contacto visual. Mirar hacia arriba o hacia la derecha está asociado a la construcción imaginativa de cosas o situaciones irreales o la formación de imágenes. Por otra parte mirar hacia abajo puede ser un signo de culpa.
 
5- En cuanto a las respuestas y el discurso, las personas que mienten suelen dar respuestas cortas, tener una actitud contradictoria o defensiva y perder la fluidez ocasionando expresiones de duda como “ehhh” o  “umm”. Cuantas más veces la persona afirme que no está mintiendo, mayores serán las probabilidades de que lo esté haciendo. 
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: