header print

10 Remedios Caseros Para Las Infecciones Dentales

La infección dental es uno de los dolores más fuertes que podemos experimentar en la vida diaria. Por lo general, estos problemas son causados por bacterias que se multiplican dentro del diente, causando un absceso en el diente o sus alrededores. 

Esta infección viene acompañada por dolorosos y molestos síntomas, difíciles de erradicar. Sin embargo, existe una gran variedad de remedios caseros efectivos que puedes utilizar para aliviar el dolor y los síntomas asociados a esta condición.

Causas de la infección dental

El absceso dental, cuando existe un pequeño espacio entre los dientes, está asociado al deterioro de los dientes, que puede deberse a las siguientes causas:

1- Lesión en el diente. Si un diente roto o astillado no recibe el tratamiento adecuado, el cuadro podría derivar en un absceso.

2- Las rupturas en el esmalte dental son el acceso perfecto para las bacterias que terminarán propagándose e infectando el centro del diente.

3- Una infección puede comenzar por la raíz del diente o los huesos de la mandíbula, y propagarse al interior del diente a través del nervio.

4- Si el pus se acumula dentro del diente, el paciente puede presentar hinchazón en el tejido interno, lo cual es una de las causas de infección.
 

Síntomas comunes

Aunque el dolor extremo sea una de las primeras señales, existen muchos síntomas asociados a las infecciones dentales:

1- Un sabor amargo en la boca, incluso luego de haber cepillado los dientes (esto es producto de las toxinas de las bacterias).

2- Dolor que parece originarse en diferentes puntos del rostro.

3- Mal aliento.

4- En algunos casos, cuando el paciente no recibe el tratamiento adecuado, la infección puede causar fiebre.

5- Sensibilidad a todo tipo de dolor.

6- Dientes sensibles al frio o el calor.

7- Hinchazón y cambio de color en las encías.

8- Hinchazón de la mandíbula.
 

10 Remedios caseros para tratar la infección dental

En primer lugar, un diente infectado deber ser visto por un odontólogo. Sin embargo, si por algún motivo no puedes conseguir turno o tienes una emergencia, puedes recurrir a estas alternativas caseras y naturales.

1- Evitar el calor

Los ambientes cálidos son los más propicios para el crecimiento y propagación de bacterias. Por eso, mientras tengas la infección, intenta evitar el consumo de bebidas o comidas calientes. 

2- Utiliza hielo

Si la infección comenzó a propagarse por las encías y las mandíbulas, utiliza una bolsa de hielo para reducir la inflamación. Aplica el hielo sobre la mejilla del lado del diente infectado, de manera que el frío pueda reducir tanto el dolor como la inflamación.

3- Enjuagues bucales

Toma un vaso de agua a temperatura ambiente, agrégale dos cucharadas de sal fina, y utiliza el líquido para realizar enjuagues bucales. Asegúrate de mezclar bien para que la sal no quede estancada en el fondo del vaso. Este producto actúa como un antiséptico suave que te ayudará a eliminar la bacteria y aliviar el dolor. 

4- Solución de peróxido

El peróxido de hidrógeno, conocido como agua oxigenada, es el agente antiséptico ideal para tratar infecciones dentales. Prepara una mezcla a base de agua, sal y peróxido de hidrógeno y utilízala como enjuague bucal o para remojar tu cepillo de dientes, en caso de que tengas miedo de tragarlo.

5- Alcohol

El alcohol es uno de los antisépticos más populares. Para tratar este problema, puedes beber un trago de Whiskey u otra bebida con alto porcentaje de alcohol, y mantenerlo en tu boca por unos segundos. No es necesario beberlo, ya que lo importante es utilizarlo como enjuague bucal.

6- Extractos de ingredientes comunes

Los siguientes extractos ayudarán a aliviar la inflamación:

- Extracto de vainilla
- Extracto de menta
- Extracto de limón o almendras.

Utiliza un pequeño pedazo de algodón para aplicar estos productos sobre la zona afectada.

7- Aceite de orégano

El aceite extraído del orégano puede hacer maravillas con las infecciones de dientes o encías.

Lo único que debes hacer es humedecer un pequeño pedazo de algodón en aceite de oliva y utilizarlo para realizar una aplicación tópica sobre el área infectada.

8- Vinagre de manzana

Debido a que el vinagre es famoso por su capacidad para tratar infecciones, lo más probable es que ya conozcas esta opción. 

Al igual que con el aceite de oliva, aplica una pequeñas cantidad de vinagre sobre un pedacito de algodón y utilízalo para realizar una aplicación tópica sobre la zona afectada.

9- Jengibre

Mastica un pequeño trozo de jengibre, de manera que sus poderosos ingredientes puedan penetrar la zona afectada, reduciendo el dolor y la inflamación.

10- Puré de papa crudo

Toma una papa cruda, limpia y pelada, córtala en rodajas, y luego haz una especie de puré. Incorpora una pizca de sal, y aplícalo sobre la zona infectada.
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: