header print

Desmintiendo 7 Mitos Sobre Alimentos

Todos los días nos llega información diferente sobre los alimentos que consumimos a diario. Cuando estamos convencidos de que estamos siguiendo una alimentación saludable,  de repente aparece algún dato desconcertante que nos hace dudar. Para aclarar la confusión y poner orden al caos, revelaremos la verdad detrás de los mitos más comunes sobre los alimentos.  Estos son algunos de ellos:

1- Los huevos deberían evitarse

Muchas veces escuchamos decir que los huevos deberían evitarse porque que contienen un tipo de colesterol asociado al aumento del riesgo de enfermedades cardíacas. Sin embargo, la verdad es que los huevos tienen alto contenido de colesterol bueno, y no del malo como muchas personas creen. 

Además, estos alimentos son una excelente fuente de proteínas, grasas saludables, vitaminas, minerales, un tipo de antioxidantes que  favorecen la vista, y colina, un nutriente que estimula el funcionamiento del cerebro.
 


2- Las grasas saturadas no son saludables

Las grasas saturadas son consideradas como una de las principales causas de enfermedades cardíacas. Sin embargo, esta idea es solo un mito, ya que estudios recientes han demostrado que no existe ningún tipo de relación entre estas grasas y el riesgo de enfermedades cardíacas. De hecho, una cantidad medida de grasas saturadas puede llegar a aumentar los niveles de colesterol bueno en la sangre. 

Siempre y cuando el consumo sea moderado, no hay necesidad de desterrar la manteca o la carne de tu vida. 
 

3- La proteína no es buena

Durante varios años, la proteína ha sido asociada al deterioro óseo y las enfermedades en los huesos. Sin embargo, la verdad es que este nutriente mejora la densidad ósea y reduce el riesgo de osteoporosis y otros problemas en los huesos. Otro de los mitos es que la proteína puede causar insuficiencia renal, hecho que es cierto en pacientes que ya fueron diagnosticados con la enfermedad.

En aquellas personas que no padecen enfermedades renales, la proteína puede ayudarlos a reducir el riesgo de enfermedades como la diabetes o la hipertensión.
 


4- El consumo de café debe limitarse

Además de las desventajas de su sabor adictivo, se cree que el consumo habitual de café puede elevar la presión sanguínea. Esto no es más que un mito, ya que se ha demostrado que beber entre 1 y 2 tazas de café por día podría disminuir el riesgo de varias enfermedades hasta en un 50%.

Por ejemplo, los consumidores de café son un 67% menos propensos desarrollar diabetes tipo II, tienen menos posibilidades de desarrollar Alzheimer y Parkinson y sus posibilidades de sufrir enfermedades hepáticas son un 80% menores. Además, el café está cargado de antioxidantes que ayudan a  purificar el torrente sanguíneo.
 

5- Los aceites vegetales son saludables

Aunque muchas personas aseguran que los aceites vegetales, como el de soja, girasol o maíz, son saludables, no te dejes engañar. A pesar de que estos aceites están cargados de grasas poliinsaturadas, como el omega 3 o el omega 6, que son saludables cuando se consumen con moderación, estudios recientes han demostrado que el ácido graso omega 6 puede causar inflamación y aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

La próxima vez que utilices aceite intenta que sea aceite de oliva, o de coco, ya que son más saludables y recomendados.
 


6- Las harinas integrales son las mejores

Aunque muchas personas nos aconsejan reemplazar la harina común por harina integral, en el último tiempo se realizaron investigaciones que demuestran que este mito ha sido la causa de un gran número de problemas de salud en la sociedad moderna. Uno de ellos, es el alto índice de personas alérgicas a la harina, o celíacas.

Otros estudios demostraron que el consumo excesivo de harinas integrales podría causar algunos tipos de trastornos neurológicos.
 

7- El sodio es peligroso

Por lo general, se suele asociar la hipertensión y los ataques cardíacos con el consumo de sal. Si bien es importante que las personas con niveles altos de presión arterial controlen el consumo de sodio, estudios recientes demostraron que este mineral no afecta de inmediato las posibilidades de desarrollas enfermedades cardíacas. 

Dicho esto, es importante destacar que el consumo elevado de sodio puede aumentar las posibilidades de desarrollar enfermedades como la diabetes. 
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: