header print

Una Taza De Café (Adultos)

Una anciana fue al médico en busca de ayuda para despertar el apetito sexual de su esposo. “¿Por qué no le da viagra?” propuso el doctor.

“Oh, no…”, dijo la mujer “Antonio ni siquiera toma una aspirina cuando le duele la cabeza.” Respondió la anciana.

“Eso no es ningún problema, muela las pastillas y póngalas en el café, le aseguró que su marido nunca se dará cuenta.” 

Varios días después, la anciana volvió a visitar al médico, y al verla, este le preguntó si el método había funcionado. 

“Oh doctor… Fue horrible, hice lo que me dijo y ni bien terminó su café, Antonio se trepó a la mesa, me quitó la ropa y me hizo el amor por una hora entera.”

“¿Y eso fue horrible?” le preguntó el doctor desconcertado.

“El sexo fue maravilloso”, respondió la mujer, “pero nunca en mi vida podré asomar la nariz en esa cafetería otra vez.”
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: