header print

Volviendo De La Noche De Chicas...

El otro día, mis amigas me invitaron a una “salida de chicas”. Ante de irme le dije a mi esposo que llegaría antes de medianoche. 

Las horas pasaron y las margaritas pegaron fuerte y en poco tiempo. Cerca de las 3 de la mañana, y un poco borrachita emprendí mi camino a casa. Justo cuando estaba abriendo la puerta de casa, el reloj cucú del pasillo comienza a sonar tres veces.
 

Inmediatamente, pensando que mi esposo se daría cuenta que no son las 12:00 am, hice que el reloj sonara 9 veces más. Me sentí muy orgullosa de mi misma por haber logrado pensar en una idea tan brillante con 5 copas de margarita encima.

A la mañana siguiente mi esposo me pregunta a qué hora había llegado, y yo le respondí que a medianoche. No parecía estar enojado ni nada por el estilo, por eso, dentro de mí estaba saboreando el gusto de la victoria. Luego se volteó y me dijo: “Creo que debemos comprar un reloj cucú nuevo”. Cuando le pregunté por qué me respondió: “Bueno… ayer  el reloj sonó tres veces, luego dijo “mierda”, luego sonó cuatro veces más, tosió, y volvió a sonar tres veces. Luego se rio, sonó dos veces más y por último se tropezó con el gato.”
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: