maavaron
Estás siendo transferido a la página solicitada...
header print

¡Advertencia! No Consumas Lechuga Romana

 Enfermarse por comer algo que pensamos que es comida sana es una auténtica pesadilla. ¿Verdad? Hace ya algún tiempo se retiraron de los supermercados artículos congelados porque estaban potencialmente contaminados con bacterias peligrosas. La variedad conocida como E.coli está de actualidad en estos momentos, y desafortunadamente el brote se ha relacionado con la deliciosa lechuga romana.
 
peligros de la lechuga romana

Más de 50 casos de intoxicación por E.coli han aparecido en las últimas semanas en Canadá y 13 estados de EE. UU. (California, Connecticut, Illinois, Indiana, Michigan, Nebraska, New Hampshire, Nueva York, Ohio, Pennsylvania, Virginia, Vermont y Washington). En algunos de estos casos, las víctimas tuvieron que ir al hospital para recibir tratamiento. Los expertos que han estado siguiendo el brote sospechan que proviene de personas que comen lechuga romana mal lavada.

La intoxicación por E. coli no es algo que quieras tomar a la ligera. Puede causar una variedad de síntomas desagradables, como calambres estomacales, vómitos, diarrea y fiebre. Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, estos síntomas pueden aparecer entre 1 y 10 días después de comer alimentos contaminados. La mayoría de las personas mejorará después de unos 5-7 días realmente desagradables, pero otros necesitarán ser hospitalizados. La condición puede poner en peligro la vida en algunos casos.

 

Entonces, ¿por qué la lechuga y cómo se relaciona con E.coli? La bacteria puede terminar en las hojas de lechuga de varias maneras. En primer lugar, pueden diseminarse desde el estiércol usado para fertilizar el suelo donde crecen las plantas. En segundo lugar, la lechuga puede contaminarse si alguien va al baño, no se lava las manos y luego maneja el producto.

peligros de la lechuga romana

Lo mismo que hace a esta lechuga tan deliciosa es lo que también aumenta el riesgo. Cocinarla mataría las bacterias dañinas, pero la lechuga se come cruda, cuando es más crujiente. Lavarla cuidadosamente antes de comerla ayuda a eliminar E.coli, pero puede ser difícil de lavar correctamente debido a todos los rincones y grietas. Por esta razón, solo para estar seguros, los expertos de Consumer Reports nos aconsejan evitar la lechuga romana hasta que la raíz de este problema pueda ser identificada y eliminada.

Entonces, si tienes esta lechuga en casa en estos momentos, tírala a la basura. Si comes fuera de casa, evita todo lo relacionado con esta variedad de lechuga hasta que los expertos nos digan que se puede consumir de nuevo. Simplemente no vale la pena el riesgo.

 

Fuente: tiphero
Imágenes: depositphotos

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
App Logo
Esta app es fácil de usar
¡Pruébala! Descarga gratis