header print

5 Historias Con Moraleja Que Te Harán Pensar Sobre La Vida

 Las historias cortas que inspiran son uno de nuestros temas preferidos, siempre contienen una poderosa moraleja para hacernos pensar.

 

Si son historias reales o no, eso ya otra cosa, ya que muchas de ellas son leyendas supuestamente de hace cientos de años. Obviando todo esto, las cinco historias que estás a punto de leer te darán mucho en que pensar sobre las acciones que tomamos, de nuestros juicios y comportamientos y en definitiva, sobre la vida.

 
1. El anciano y la lámpara
historias inspiradoras

Había una vez, una pequeña aldea perdida en las montañas en la que vivía solo un hombre que no podía ver: era ciego. Sin embargo, llevaba una lámpara encendida con él cada vez que salía de noche.

Una noche, cuando volvía a su casa después de un paseo, se encontró con un grupo de jóvenes viajeros. Vieron que estaba ciego, pero que llevaba una lámpara encendida. Comenzaron a hacer comentarios y se burlaron de él. Uno de ellos le preguntó: "¡oye, viejo! ¡Estás ciego y no puedes ver nada! ¿Por qué llevas esa lámpara ?"

El ciego respondió: "sí, desafortunadamente, soy ciego. Pero si llevo una lámpara encendida es para la gente como tú, que sí puede ver. Así puedes verme llegar y no perderte en la oscuridad".

El grupo de viajeros se sintió avergonzado y se disculpó por su comportamiento.

 

Moraleja: debemos pensar antes de juzgar a los demás. Sé cortés siempre y aprende a ver las cosas desde el punto de vista de los demás.

 
2. La cuerda del elefante
historias inspiradoras

Un caballero estaba caminando a través de un campamento de elefantes, y vio que los elefantes no se mantenían en jaulas o sujetados por cadenas. Todo lo que les impedía escapar del campamento, era un pequeño pedazo de cuerda atada a una de sus piernas.

Mientras el hombre contemplaba a los elefantes, estaba completamente confundido de por qué los elefantes no usaban su fuerza para romper la cuerda y escapar del campamento. Podrían haberlo hecho fácilmente, pero en cambio no lo intentaban en absoluto.

Curioso y con ganas de saber la respuesta, le preguntó a un domador cercano por qué los elefantes estaban allí y nunca trataban de escapar.

El domador respondió: 

"Cuando son muy pequeños, usamos la misma cuerda para atarlos y, a esa edad, es suficiente para sostenerlos. A medida que crecen, están condicionados a creer que no pueden separarse. Creen que la cuerda todavía puede sostenerlos, por lo que nunca intentan liberarse".

La única razón por la que los elefantes no se liberaban y escapaban del campamento era porque con el tiempo, adoptaron la creencia de que simplemente, no era posible.

Moraleja: no importa cuánto intente retenerte el mundo, siempre debes continuar con la creencia de que lo que deseas lograr, es posible. Creer que puedes tener éxito es el paso más importante para lograrlo.

3. Perritos a la venta
historias inspiradoras

El dueño de una tienda de mascotas colocó un letrero sobre su puerta que decía: "cachorros a la venta".

Signos como este siempre tienen una forma de atraer a los niños pequeños y un niño vio el letrero, se acercó al dueño y le preguntó: "¿señor, por cuánto va a vender los cachorros?"

El dueño de la tienda respondió: "cada cachorro vale 50 dólares".

El niño sacó cambio de su bolsillo. "Tengo 2.45 dólares", dijo. "¿Por este precio puedo mirarlos por favor?"

El dueño de la tienda sonrió y silbó. Fuera de jaula apareció Lady, una perrita que corrió por el pasillo de la tienda, seguida por cinco pequeñas bolas de pelo. Un cachorro iba considerablemente por detrás, caminando con dificultad. Inmediatamente, el niño señaló al cachorro rezagado y cojeando y dijo: "¿qué le pasa a ese perrito?"

El dueño de la tienda explicó que el veterinario había examinado al cachorrito y había descubierto que tenía un defecto en una pata. Siempre sería cojo.

El niño pequeño se emocionó. "Ese es el cachorro que quiero comprar".

El dueño de la tienda dijo: "No, no te voy a vender a ese perrito". Si realmente lo quieres, te lo regalaré".

El niño pequeño se enojó bastante. Miró directamente a los ojos del dueño de la tienda, señalando con el dedo, y dijo:

"No quiero que me lo regale. Ese pequeño perro vale tanto como todos los otros perros y pagaré el precio completo. De hecho, le daré 2.34 dólares ahora y 50 centavos por mes hasta que lo tenga pagado por completo".

El dueño de la tienda respondió: "Pero... nunca podrá correr, saltar y jugar contigo como los otros cachorros".

Para sorpresa del tendero, el niño pequeño se inclinó y se subió la pernera del pantalón para revelar una pierna izquierda retorcida y lisiada, sostenida por un gran tirante de metal. Levantó la mirada hacia el dueño de la tienda y respondió en voz baja: "¡Bueno, yo no corro tan bien y el pequeño cachorro necesitará a alguien que lo entienda!"

Moraleja: cada persona en el planeta tiene una historia. No juzgues antes de que realmente las conozcas. La verdad puede sorprenderte.

4. Todo el mundo tiene una historia
historias inspiradoras

Un muchacho de unos 25 años que miraba desde la ventana del tren gritaba sin parar...

"¡Papá, mira! ¡Los árboles se mueven y se van alejando!".
El padre sonrió y una joven pareja sentada cerca, miró el comportamiento infantil del muchacho de 25 años con lástima, que de repente exclamó de nuevo...

"¡Papá, mira las nubes, están corriendo con nosotros!"

La pareja no pudo resistirse y le dijo al padre:

"¿Por qué no llevas a tu hijo a un buen doctor? Su comportamiento infantil indica que tiene algún problema" El padre sonrió y dijo: "lo hice, y recién venimos del hospital y de tratarle. Mi hijo estaba ciego de nacimiento y hoy es el primer día de su vida que puede ver".

Moraleja: Una vez más, otra historia que anima a no dejarse llevar por los prejuicios, ya que cada persona es un mundo.

5. Controla tu ira
historias inspiradoras

Había una vez un niño pequeño que tenía muy mal genio. Su padre decidió darle una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera los estribos, tenía que clavar un clavo en la valla de su casa.

El primer día, el niño clavó 37 clavos en esa cerca. El niño gradualmente comenzó a controlar su temperamento durante las siguientes semanas, y la cantidad de clavos que estaba martillando en la cerca disminuyó lentamente. Descubrió que era más fácil controlar su temperamento que clavar esos clavos en la valla.

Finalmente, llegó el día en que el niño no perdió los estribos. Le contó a su padre las noticias y el padre le sugirió que el chico ahora debía sacar un clavo todos los días para mantener su temperamento bajo control.

Pasaron los días y el niño finalmente pudo decirle a su padre que todos los clavos habían desaparecido. El padre tomó a su hijo de la mano y lo llevó a la valla.

"Lo has hecho bien, hijo mío, pero mira los agujeros en la valla. La cerca nunca será la misma. Cuando dices cosas cuando estás enojado, dejan una cicatriz como esta. No importa cuántas veces digas que lo sientes, la herida todavía está allí".

 

Moraleja: controla tu enojo y no le digas a la gente cosas de las que luego puedes arrepentirte mientras la ira te domina. Algunas cosas en la vida no se pueden recuperar...

 

Fotografías

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
App Logo
Esta app es fácil de usar
¡Pruébala! Descarga gratis