header print

Las Misteriosas Piedras Navegantes

Las piedras navegantes son un fenómeno geológico por el cual las rocas se mueven sin intervención humana o animal, dejando un surco a su paso. Diversos especialistas y fotógrafos las han registrado en diversos lugares cerca de la playa Racetrack, donde el número y la extensión de los surcos son realmente impresionantes. La fuerza que hace que estás rocas se muevan solas aún es desconocida.

Piedras navegantes

Las piedras de Racetrack solo se mueven cada dos o tres años, y la mayoría de las huellas se conserva durante 3 o 4 años. Las rocas de base angulosa dejan marcas rectas, mientras que las de base plana dejan marcas desparejas. 


Piedras navegantes

Las huellas de las piedras navegantes varían en distancia y dirección. Puede que algunas rocas que comiencen a desplazarse al mismo tiempo y hacia el mismo lugar, cambien de dirección de forma repentina. A pesar de que dos piedras de igual tamaño inicien el desplazamiento juntas, esto no quiere decir que la distancia y el recorrido sea el mismo.


Piedras navegantes

La velocidad es una variable desconocida. Debido a que el movimiento de las rocas ha sido observado en muy pocas ocasiones, la velocidad del recorrido es desconocida.


Piedras navegantes

En 1948 los geólogos Jim McAllister y Allen Agnew esquematizaron la base rocosa del área, e hicieron anotaciones sobre las huellas. Tiempo después, los naturalistas del parque nacional realizaron descripciones más detalladas, y la revista Life exhibió fotografías de Racetrack. En este tiempo comenzaron las especulaciones sobre el origen y las causas de este extraño fenómeno. 


Piedras navegantes

La mayoría de las hipótesis sostienen que el desplazamiento se produce durante episodios de viento y tormentas que le dan al suelo y al ambiente las características propicias para que las rocas se muevan. Sin embargo, algunas de las piedras navegantes tienen el mismo peso que un adulto promedio, lo cual es demasiado pesado para que el viento las mueva.


Piedras navegantes

De las 25 piedras iniciales, 10 se movieron en el primer invierno; Mary Ann (piedra A) cubrió la distancia más larga que fue 64,5 m. En dos de los siguientes seis inviernos monitorizados, también se detectaron múltiples movimientos de piedras. No se confirmó que ninguna piedra se hubiese movido durante el verano; durante algunos inviernos, se movieron pocas, o ninguna piedra. Finalmente, todas excepto dos de las 30 piedras monitorizadas se movieron durante los 7 años estudiados. Con 6.5 centímetros de diámetro, Nancy (piedra H) fue la piedra más pequeña monitorizada. Esta también se movió dejando la traza acumulada más larga, 262 metros, y realizó en un único movimiento el trayecto más grande, 201 metros. La piedra más grande que se movió pesaba 36 kg.


 
Piedras navegantes
 
Piedras navegantes
 
Piedras navegantes
 
Piedras navegantes
 
Piedras navegantes
 
Piedras navegantes
 
Piedras navegantes
 
Piedras navegantes
 
Piedras navegantes
 
Piedras navegantes
 
Piedras navegantes
 
Piedras navegantes
 
Piedras navegantes
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: